Filosofía del Colegio

Proyecto de centro y principios pedagógicos del centro

Filosofia del Colegio Serafín de Asís

El Colegio Serafín de Asís promueve una educación católica a través de la formación integral de alumnos y alumnas, conscientes y responsables fundamentando los valores en la fe a través del quehacer educativo.

Favorecemos la coherencia entre la fe y el conjunto de saberes, valores y actitudes de los creyentes, de modo que desemboque en la síntesis entre la fe y la vida y su participación activa en la comunidad eclesial.

Ofrecemos una educación de calidad en la que a la luz del evangelio fomentamos actitudes y valores a los que el hombre de hoy es particularmente sensible como: acogida, optimismo, alegría, honradez y sencillez, capacidad de hacer silencio que favorece la adoración a Dios.

Educamos para la libertad, la justicia, la solidaridad y la paz, como valores que enriquecen la acción educativa porque su cultivo es esencialmente urgente en nuestra sociedad.

Principios pedagogicos del Colegio

El Colegio Serafín de Asís como Institución Educativa Religiosa ha de tomar en cuenta los siguientes principios:

Con relación a los alumnos y alumnas:

El alumno es el Centro y razón de ser del proceso enseñanza-aprendizaje en nuestro Centro Educativo, por lo tanto se ha de ofrecer una educación de calidad basada en los valores cristianos orientada hacia el respeto a la vida, la sencillez y el bien común.

Promover en el Colegio una educación basada en la fe, la paz, esperanza, caridad y amor fraternos para formar individuos íntegros a la sociedad.

Las experiencias de aprendizaje deben tomar en cuenta los conocimientos previos adquiridos por los alumnos y alumnas permitiendo el aprendizaje individual tomando en cuenta que cada persona posee características bio-psico-sociales y sus propias formas y niveles de aprendizaje.

El recinto escolar debe propiciar el trabajo en equipo durante el proceso enseñanza-aprendizaje y su aplicación en el ambiente que le rodea.

Con Relación a los Docentes:

El educador del Colegio Serafín de Asís, ha de guiar de manera armónica en todo momento el proceso de enseñanza-aprendizaje. La labor del los docentes del Colegio Serafín de Asís está orientada a mejorar cada día la calidad del aprendizaje por lo tanto es una necesidad mantenerse en constante capacitación y actualización pedagógica a través de cursos, talleres y jornadas educativas.

Formar niños, ninas y jóvenes con criterios de espiritualidad que les preparen para el verdadero servicio cristiano de manera que exista coherencia entre lo que se predica y lo que se hace, por lo tanto se hace necesario que el o la docente participe de jornadas de oración y retiros espirituales.

La evaluación del aprendizaje constituye una parte esencial del proceso educativo que permite valorar hasta que punto se logran los objetivos propuestos.

La evaluación se realiza tomando en cuenta que es un proceso continuo, sistemático, que ha de mirar alumno y alumna como ser íntegro en todas sus dimensiones. Se evaluará después del desarrollo de los contenidos programados en cada etapa.

Con Relación al Proceso de Aprendizaje:

El aprendizaje como proceso continuo, integral y sistemático ha de tomar en cuenta todas las facultades del ser humano. En el Colegio Serafín de Asís se ha de ofrecer una educación de calidad, íntegra en el decir y el actuar basada en el respeto a la vida , los derechos del ser humano y la fraternidad en todas sus dimensiones.

Al impartir los contenidos curriculares deben partir de las necesidades particulares de cada uno de los alumnos y alumnas y de su entorno, sin aplicarlo con rigidez exclusiva. Los contenidos de aprendizaje deben tomar en cuenta el desarrollo bio-psico-social de los alumnos y alumnas.

El proceso de aprendizaje en sentido general ha de guiar a los alumnos y alumnas hacia una forma de organización y participación democrática con el fin de cultivar la responsabilidad y autodisciplina.

ADOPTAMOS UNA METODOLOGÍA ABIERTA Y FLEXIBLE

La educación integral implica una metodología didáctica consecuente con los objetivos que perseguimos en la formación del hombre.

El Proyecto Educativo de nuestro Centro incluye una metodología abierta y flexible que sea capaz de integrar en cada momento los avances pedagógicos, con el fin de mantenerse en constante actualización.
Al poner en práctica esta metodología procuraremos tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Adaptación a las posibilidades reales de nuestro Centro y a las necesidades de nuestros alumnos y alumnas, respetando las disposiciones legales vigentes.
  • Fomento de la actividad de los alumnos y alumnas, individualmente y como grupo, con la intención de favorecer al máximo la autorrealización .
  • Estudio de los resultados de la investigación educativa y análisis de las posibilidades de aplicación a nuestra realidad.
  • Realización de experiencias de renovación pedagógica en conexión con otras escuelas de características semejantes.
  • Evaluación constante de las innovaciones pedagógicas y organizativas de la enseñanza y de la educación.

Cultivamos el ámbito cognoscitivo y fomentamos el desarrollo intelectual. Buena parte del trabajo que realizamos en el Centro se dirige al enriquecimiento del alumno y alumna, como una forma más de perfeccionamiento de su personalidad total.

Al despertar en los alumnos y alumnas la inquietud por la búsqueda de la verdad les facilitamos el acceso al saber y favorecemos la interpretación y valoración de la realidad, la inserción crítica en el contexto sociocultural y el ingreso en el mundo del trabajo.

Con este criterio, damos la debida importancia al trabajo intelectual para que cada alumno y alumna llegue al máximo de sus posibilidades.

En nuestra acción docente, con todo, tenemos en cuenta que el acceso al saber sólo se traduce en un auténtico enriquecimiento de la persona cuando reúne determinadas condiciones.

Por eso:

  • Procuramos que las propuestas del aprendizaje respondan a los intereses de los alumnos y alumnas y tengan conexión con sus experiencias personales.
  • Promovemos la interdisciplinariedad, porque entendemos que la visión estática de los conocimientos y la parcelación del saber, dificultan el proceso del desarrollo intelectual.
  • Fomentamos el desarrollo de aptitudes intelectuales, el aprendizaje de técnicas de estudio y el crecimiento de aquellas capacidades que preparan a los alumnos y alumnas para el acceso al saber a lo largo de toda su vida.

La programación y la realización de la acción docente de los profesores/as, y el trabajo de aprendizaje de los alumnos y alumnas, ocupan un lugar decisivo en la acción educativa global, ya que la escuela educa sobre todo a través de la adquisición y asimilación crítica de la cultura.

Favorecemos la educación a través del movimiento y de la expresión corporal con la educación a través del movimiento nos proponemos los siguientes objetivos:

-Preparación de los alumnos y alumnas, y requiere la autoevaluación de todo proceso y de la tarea realizada con la orientación de los docentes. favorecer la expresión y la comunicación, y ayudar a los alumnos y alumnas a vivenciar emociones y sentimientos.

-Fomentar la maduración psicomotora y el desarrollo físicomotor.

-Mejorar la calidad de la salud y potenciar la integración en el medio natural.

-Estimular la creatividad a través del movimiento

-Potenciar la formación del carácter, en la lucha por superarlas.

-Estimulamos la actividad de los alumnos y alumnas introduciéndolos en el ámbito del saber hacer.

La práctica de destrezas, habilidades y técnicas de trabajo introduce a los alumnos y alumnas en el ámbito del saber hacer.Por estos motivos, en este Centro adoptamos un método de trabajo que:

– Presta especial importancia al cultivo de la inteligencia por medio de las oportunas técnicas de estudio y de trabajo y potencia el adecuado ejercicio y desarrollo de la memoria.

– Favorece la expresión y la comunicación.

– Promueve un aprendizaje basado en el interés y la motivación.

– Fomenta la iniciativa, la creatividad y la espontaneidad de los alumnos y alumnos.

– Ayuda a comprender y aceptar las reglas de juego del trabajo en común: respeto, orden y autodisciplina.

– Fomenta la autonomía en el trabajo y la autoevaluación

Estos criterios tienen aplicaciones diversas según la edad y preparación de los alumnos y alumnas y requiere la autoevaluación de todo el proceso y de la tarea realizada con la orientación de los educadores y educadoras.

Ponemos los avances tecnológicos al servicio de la educación.

Preparamos a los alumnos y alumnas para la vida enseñándoles a leer y comprender las nuevas formas de expresión que van siendo habituales en nuestra sociedad, y hacer uso de la tecnología que caracteriza a los nuevos medios de comunicación, como un recurso más al servicio de la formación personal y de la construcción de la sociedad.

De acuerdo con las posibilidades que nos ofrece el presupuesto del Centro y el apoyo de la Administración, enriquecemos gradualmente el equipo didáctico con la incorporación de nuevos medios.
Con estos criterios:

– Favorecemos la utilización del material didáctico como complemento y ayuda en la acción del docente.

– Capacitamos a los alumnos y alumnas para la comprensión y el uso de las nuevas formas de comunicación.

– Ayudamos a los alumnos y alumnas a juzgar y seleccionar la información que nos ofrecen los medios de comunicación social a través de la palabra y la imagen.

– Incorporamos los nuevos avances tecnológicos en la acción docente, como un servicio a la enseñanza individualizada y como ayuda a la creatividad y a la investigación educativa.

La incorporación progresiva de la nueva tecnología hace posible el ofrecer una enseñanza de calidad, que dé respuesta a la demanda del mundo de hoy.
Proyectamos la educación más allá del aula y del horario lectivo.

Nuestra opción por la formación integral implica una concepción de la escuela que va más allá de los límites del horario escolar y ayuda a los alumnos y alumnas abrirse a un mundo de dimensiones cada vez más amplias.

Esta concepción de escuela incluye unos criterios educativos que tienen su aplicación en una amplia gama de servicios y actividades que están en función de un conjunto muy variado de intereses y capacidades de los miembros de la Comunidad Educativa y convierten al Colegio en un servicio a tiempo pleno. Dentro de estos criterios, pretendemos que nuestro Colegio llegue a ser un Centro de promoción cultural y social del entorno, y procuramos, siempre en conformidad con nuestro Carácter Propio,

– Establecer un diálogo constructivo con las otras instancias educativas de la sociedad.

– Fomentar aquellas actividades escolares y co-curriculares que favorezcan la educación en el tiempo libre y despierten intereses y aficiones según las diversas edades de los alumnos y alumnas;
Ayudar a amar y valorar la naturaleza, a disfrutar de ella, a descubrir la belleza que nos muestra y fomentar desde este conocimiento actitudes de admiración , de acción de gracias y de fraternidad cósmica en una visión franciscana del universo;
Promover la creación de grupos formativos y asociaciones, la organización de jornadas y actividades culturales, la participación del Centro en concursos literarios y artísticos, la colaboración en obras y servicios de promoción social etc.

Preparar a los alumnos y alumnas para el acceso al mundo del trabajo a través de la orientación escolar-profesional y de otras iniciativas.

Ofrecer respuesta a las inquietudes sociales, religiosas y pastorales de toda la Comunidad Educativa a través de servicios de catequesis, convivencias formativas, movimientos de Paz y Bien, relación con otros movimientos y asociaciones locales, parroquiales y diocesanas, etc.

Estimular la formación permanente de nuestros ex -alumnos/as y fomentar la solidaridad, ayuda y cooperación entre ellos y con la Comunidad Educativa.

Colaborar en las actividades que promueven otras instituciones educativas de la zona que sintonicen con el carácter propio y que puedan completar la acción formativa.

Evaluamos nuestra acción educativa.

Consideramos la evaluación como un proceso continuo que nos indica si avanzamos en la dirección que nos hemos propuesto y si lo hacemos con el ritmo previsto.

Un diseño de autoevaluación adaptado a la realidad de nuestro Colegio, nos permite verificar el nivel de calidad y la adecuación a nuestra pedagogía, a las necesidades de los alumnos y alumnas. Su aplicación es un estímulo y una orientación en la mejora de la acción educativa que realizamos.

Este diseño supone los siguientes aspectos o fases:

La exploración inicial, que nos indica la realidad de la que partimos y nos permite conocer las necesidades de los alumnos y alumnas y del Centro en el campo que es objeto de la revisión:

La concreción de la meta que nos proponemos como objetivo en un momento determinado.

La selección de los medios, métodos, estrategias y actividades que pueden hacernos avanzar de la manera más segura y más rápida según las necesidades.

La verificación experimental del camino recorrido y de las dificultades que han surgido.

Los diversos campos de la vida del Colegio y de los distintos momentos del proceso educativo son objeto de evaluación: el plan de estudios, el trabajo docente, el programa educativo, la organización escolar, la actividad pastoral, los órganos participativos, las relaciones en la Comunidad Educativa, así como los diversos ámbitos del crecimiento y maduración de los alumnos y alumnas.


DE LAS FAMILIAS

Concibiendo la familia como parte esencial de la Comunidad Educativa del Colegio Serafín de Asís es fundamental que conozcan su labor dentro del recinto escolar

Derechos de la familia:

La familia de los alumnos y alumnas del Colegio Serafín de Asís tienen el derecho de conocer los aspectos relativos al proceso educativo en que participan sus hijos.

Participar activamente en la Asociación de Padres del Centro Educativo.

Asistir a las actividades formativas: charlas, convivencias, retiros, que les brinda el Colegio.

Recibir orientación sobre cualquier problema que esté afectando el proceso de formación de sus hijos.

Canalizar cualquier queja o inconformidad sobre el Centro o la actuación de cualquier miembro del personal del Colegio.

Solicitar explicación sobre las evaluaciones de sus hijos.

Participar en actividades del Centro Educativo.

Dejar y recoger sus hijos dentro del horario establecido.

Deberes de la familia:

Conocer y respetar la filosofía del Colegio, las normas de funcionamiento y su reglamento.

Asumir sus responsabilidades en el proceso educativo de sus hijos, motivando, estimulando, compartiendo e interesándose en todo lo relativo al proceso de aprendizaje, así como a su formación moral y a sus valores.

Asistir a todas las reuniones a las que se les convoque, acudir al Colegio siempre que sea necesario, para darle seguimiento al proceso educativo de sus hijos.

Impulsar, consolidar con su colaboración a la Asociación de Padres del Colegio.

Cumplir con los compromisos económicos que demande este Centro Educativo (pago puntual y sistema de pago establecido por la dirección).

Contribuir con la asistencia puntual y regular de sus hijos, así como su presentación completamente uniformados y aseados. Asimismo velar por la conservación ordenada de sus útiles escolares.

Mantener una comunicación permanente con el Colegio, informando cuando su hijo no pueda asistir, interesándose por sus progresos y dificultades.

Canalizar adecuadamente cualquier crítica o desacuerdo con respecto a las actuaciones de los alumnos y alumnas como también del personal que labora en el Centro Educativo.

Los padres “cuya primera e intransferible obligación y derecho es educar a los hijos”, son sus “primeros y principales educadores” y el cumplimiento de “este deber es de tanta trascendencia, que, cuando falta, difícilmente puede suplirse”.
Por esto su que hacer en la Obra Educativa es insustituible.